Benvinguts al blog de Juan García Sentandreu

"En politica, com en qualsevol atra empresa humana, lo important es tindre raó. Quels demés mos la donen a soles es questio de temps. Mosatros nos entregarem en constancia i entusiasme a omplir el temps de raó. De raó valencianista."

Les mes grans movilisacions

El 13 de juny de 1997 i el 27 de novembre de 2004 Juan García Sentandreu convocà les mes grans movilisacions populars en defensa de la personalitat valenciana arribant a juntar a mes de 500.000 persones.

Derogar l'Avll, una missio irrenunciable

L'Academia Valenciana de la Llengua creada per consens politic va supondre l'oficialisacio del català en la C.Valenciana per lo que debem de lluitar front ad esta com a missio irrenunciable del valencianisme.

L'identitat valenciana

"L'identitat i la llengua valenciana es un crisol de cultures i tradicions que devem de defendre com a part consustancial del nostre cos i anima valenciana."

La lluita contra el catalanisme

"Per a que el nostre Regne torne als millors temps de riquea i esplendor devem de llevarmos de damunt eixa pagina d'autodestruccio i negacio de lo valencià que supon el catalanisme."

sábado, 11 de enero de 2014

JAIME I, REY DE ARAGÓN Y REY DE VALENCIA. La lengua valenciana anterior a Jaime I

JAIME I, REY DE ARAGÓN Y REY DE VALENCIA. La lengua valenciana anterior a Jaime I


Por Juan García Sentandreu
Escritor. Juan García Sentandreu es autor de 11 libros de Historia, derecho y cultura valenciana


E nos fom en la rambla
entre el reyal e la torra,
e quam vim nostra senyera sus en la torra e descavalcam,
e dreçam nos vers orient,
e ploram en nostres ulls,
besant la terra per la gran mercé que Deu nos havia feita.(*)


(*) Estábamos en la rambla entre el (palacio) real y la torre, y cuando vi nuestra señera en la torre y descabalgué, me giré hacia oriente y mis ojos lloraron, besando la tierra por la gran merced que Dios nos había hecho.

Con estas palabras describió Jaime I en su Crónica su impresión ante la señal de rendición del poder musulmán de Valencia. El rey entraba en la ciudad el 9 de Octubre de 1238 y conquistaba así un Reino cuyos orígenes  se remontan a la segunda centuria antes de Cristo. Jaime I descabalgó sobre lo que era el solar del actual Convento de la Trinidad, entre la rambla y a orillas del río Turia y principio de la Calle Alboraya, y frente a el se alzaba, ya vencida, la capital del Reino moro de Balansiya que competía en esplendor cultural y económico con Córdoba y Bagdad. 

En la conocida Torre de Ali Bufat, actual Palacio del Temple ( junto a la actual Delegación de Gobierno), fue izada la enseña real de Jaime I compuesta por dos barras rojas sobre tres barras doradas que en aquel tiempo era la enseña de la Casa de Aragón, coincidentes con las de oro y púrpura que utilizaba el Papa, ya que la heráldica papal era la utilizada por los reyes católicos, súbditos religiosos de Roma. Fue al rey Pedro el Ceremonioso al que  le debemos nuestra querida “Real Senyera Tricolor i Coronada” que en 1377 incorporó la corona real sobre las franja azul y las barras: “en les seues Reyals letres que ell signa en sa ma, ço es en lo seu titol on se diu Rey darago de Valentia / en la L que es mijana letra daquets nom Valentia pinta de sa ma una corona”, a la que acompañamos cada 9 de Octubre por el centro de nuestra ciudad en conmemoración  de la conquista cristiana del Reino de Valencia.

El Reino de Valencia hablaba lengua valenciana antes de la llegada de Jaime I gracias a los cristianos bajo dominio musulmán que en número de 60.000 vivían en nuestro territorio. A la llegada de Jaime I la sociedad valenciana la componían 120.000  valencianos árabes, 60.000 mozárabes (cristianos) y 2.000 judíos. Los mozárabes valencianos fueron los que mantuvieron a  lo largo de los 5 siglos de poder musulmán todas sus tradiciones cristianas, su religión y la lengua propia que era el “romanç valencià” que empezó a cuajar como tal a finales del siglo IX.  A ello hay que añadir que la invasión almohade de Al-Ándalus a partir de mediados del siglo XII no extinguió de ninguna manera la población cristiana valenciana, como sostiene el catalanismo para fundamentar la pérdida total de la Lengua Valenciana.

El Historiador Aguado Blaye  afirma que: “Los mozárabes emplearon el latín en sus libros y escritos; pero en el uso diario hablaban una lengua romance que no se escribía pero que era de uso general en los siglos IX y X”. J. Ribera sostiene también que: "Hay un hecho que salta a la vista. Cuando las huestes del Rey D. Jaime llegan a Valencia, se nota un fenómeno que sorprende algo: una gran parte de los nombres geográficos de los poblados de la huerta de Valencia son latinos, mejor dicho, romances...”.

También los musulmanes valencianos emplearon en su vida familiar la lengua romance antes de la conquista del rey D. Jaime.  J. Ribera  confirma que puesto "que conquistada y dominada por los árabes nuestra tierra, se habló durante los varios siglos de su dominación por los propios muslimes un dialecto romance. Se sabe de modo indudable que en la región de Valencia se habló ese romance, del que quedan huellas no sólo en libros arábigos, sino también en la nomenclatura geográfica de la región. Para explicarse bien esa nomenclatura hace falta conocer el latín vulgar valenciano que usaron los moros".

El 'romance valenciano' se seguía hablando en el siglo XII, lo mismo que a lo largo de todo el XIII, como testimonian los relativamente abundantes documentos que todavía se conservan. El profesor y catedrático Mourelle de Lema, estima que siendo importante la teoría del Repartiment, no hay que centrarse sólo en él para demostrar que los catalanes no pudieron imponer su lengua, pues hay más de 14.000 documentos en archivos de la Corona de Aragón, todos ellos referidos al reinado de Jaime I, que seguro aportaran mucha luz al romance valenciano, como por ejemplo la Colección Diplomática de Jaime I, años 1217 a 1253. Mourelle de Lema subraya que cuando Jaime I se dirigía a los catalanes lo hacía en un romance provenzal (llemosí) y cuando hablaba o escribía a los valencianos lo hacía en romance valenciano.

En Valencia y Murcia Muhammad ibn Mardanis, más conocido como el Rey Lobo (1147-1172), se hizo pronto con el poder y consiguió resistir el empuje de los almohades hasta un año antes de su muerte (1171). Según el Catedratico y Profesor Reinhart Dozy, “el Rey Lobo, Ibn-Mardanis, no desmentía su origen cristiano, sino que gustaba vestirse como los cristianos, sus vecinos; usaba las mismas armas, aparejaba los caballos del mismo modo y gustaba hablar y escribir su lengua, y fue nombrado en 1147 Rey de Valencia”. Existe documentación de este monarca en la Universidad del Cairo escrita en romance valenciano. Su nombre completo era Abu ‘Abd Allah Muhammad b. Sa’d b. Mardanish. Su papel como monarca musulmán de Murcia y Valencia fue trascendente frente al intenso avance de los almohades en la Península e incluso entre los diferentes reinos cristianos.

Abu ‘Abd Allah Muhammad b. Sa’d b. Mardanish nació en Peñíscola entre los años 518-519/1124-1125. Según los estudios realizados por Dozy que posteriormente recoge Codera y Zaidín en su obra, procedía de una familia de origen hispano y cristiano que se convirtió con el tiempo al islamismo. Quizá esta circunstancia explique algunos de sus comportamientos. Vestía igual que los cristianos, portaba las mismas armas, e incluso su política estaba vinculada a los reyes cristianos, pagando un tributo anual a cambio de su protección. Este aspecto posee una gran relevancia dentro del ámbito andalusí, ya que, como señala Viguera Molins “(…) ejemplifica una tercera opción en el panorama andalusí: la del vasallaje a distancia de los cristianos, con alguna dependencia tributaria con éstos, pero conservando la autonomía política (que será la fórmula aplicada luego con éxito por el reino nazarí de Granada) (…)”.

Estamos, pues, a 50 años de la llegada de Jaime I y la presencia cristiana no sólo era determinante a nivel poblacional sino que, incluso, marcó la personalidad de su soberano el Rey Lobo que manteniendo muchas de sus tradiciones originales cristianas pese a su neoarabismo, hablaba Lengua Valenciana y mantenía un equilibrio social y religioso entre las diferentes creencias del reino moro valenciano.

Precisamente, el arzobispo D. Rodrigo Jiménez de Rada, en su obra Historia Arabum alude a las intervenciones que realizaban en territorio musulmán el “rey Lobo” en defensa de los cristianos y contra la presión almohade: “(…) Erat autem inter Vandalos cismarinos uir prudentia preditus, liberalis, strenuus et benignus qui Mahomat Abençahat et rex Lupus postea fuit dictus. Hic optinuit regnum Valentie et regnum Murcie et que ad ea confi na pertinebant, Lorcam Vastam et Guadiex et loca plurima circa ista. Christiani eciam plurima ocupaban donecuinientes Almohades ab Affrica et Vandalia Almorauides extirparunt. Set quia de aduentu forum in Historia Gótica fuimos prosecuti, hic noluimus iterare”.

Otro dato que muestra que el cristianismo no sólo pervivió bajo el imperio musulmán sino que tenía una gran fuerza social con todas sus tradiciones y creencias nos la da el Papa Alexandre III que  le enviaría al Rey Lobo dos cartas para agradecerle el especial trato de favor que dispensaba a los cristianos mozárabes en sus territorios en 1167 (71 año antes de la conquista de Valencia) "cultores et iedeles Chistiquadam speciali praerogativa diligis et honar et eis familiaritalis gratiam nosceris non modicam exhibere".

Así pues, resultan del todo falsas las teorías catalanistas que fundamentan en la perdida de la sociedad cristiana la desaparición del romance valenciano antiguo, lo primero porque la vitalidad del cristianismo bajo el islam en Valencia está totalmente documentado, como hemos visto. Pero no sólo fueron los 60.000 mozárabes los que hablaban el “Romanç Valencià” sino que los 2.000 judíos y gran parte de la sociedad árabe, su aristocracia y soberanos, también compatibilizaban el uso de la Lengua Valenciana con el árabe lo que hacía que los poetas moros lo incorporaran siglos antes de la llegada de Jaime I a sus poemas y canciones, como es el ejemplo de la Jarchas valencianas que, pese a estar escritas en árabe, remataban sus estrofas finales (Moaxahas) en romance valenciano.


JAUME I, REI D´ARAGÒ I REI DE VALENCIA. La Llengua valenciana anterior a Jaume I


E nos fom en la rambla
 entre el reyal e la torra,
 e quam vim nostra senyera sus en la torra e descavalcam,
 e dreçam nos vers orient,
 e ploram en nostres ulls,
 besant la terra per la gran mercé que Deu nos havia feita.(*)

(*) Estavem en la rambla entre el (palau) real i la torre, i quan varem vore la nostra senyera en la torre varem descavalgar, me giri cap a orient, i els meus ulls ploraren, besant la terra, per la gran merce que Deu mos havia fet.


En estes paraules descrigue Jaume I en la seua Cronica la seua impressio davant la senyal de rendicio del poder musulma de Valencia. El rei entrava en la ciutat el 9 d'Octubre de 1238 i conquistava aixina un Regne en uns origens que´s remonten a la segon centuria abans de Crist. Jaume I descavalcà sobre lo que era el solar de l'actual Convent de la Trinitat, entre la rambla i a vores del riu Turia i principi del Carrer Alboraya, i front al s'alçava, ya vençuda, la capital del Regne more de Balansiya que competia en esplendor cultural i economic en Córdoba i Bagdad.

En la coneguda Torre d'Ali Bufat, actual Palau del Temple ( junt a l'actual Delegacio de Govern), fon issada l'ensenya real de Jaume I composta per dos barres roges sobre tres barres rossejades que en aquell temps era l'ensenya de la Casa d'Arago, coincidents en les d'or i purpura que utilisava el Papa, ya que l'heraldica papal era l'utilisada pels reins catolics, subdits religiosos de Roma. Fon al rei Pere el Cerimonios al que  li devem nostra volguda “Real Senyera Tricolor i Coronada” que en 1377 incorporà la corona real sobre les franja blava i les barres: “en els Seues Reyal Letres que ell signa en sa ma ço es en lo seu titol on se diu Rey d´Aragó de Valentia / en la L que es mijana lletra daquets nom Valentia pinta de siga ma una corona”, a la que acompanyem cada 9 d'Octubre pel centre de nostra ciutat en commemoracio  de la conquista cristiana del Regne de Valencia.
El Regne de Valéncia se parlava Llengua Valenciana abans de l'arribada de Jaume I en 1238 gracies als cristians baix domini musulma que en numero de 60.000 vivien en nostre territori. A l'arribada de Jaume I la societat valenciana la componien 120.000 valencians araps, 60.000 mossaraps (cristians) i 2.000 judeus. Els mossaraps valencians foren els que mantingueren, a lo llarc dels 5 sigles de poder musulma, totes les seues tradicions cristianes, la seua religio i la llengua propia que era el 'romanç valencià' que començà a quallaret com tal a finals del sigle IX. A aixo hi ha que afegir que l'invasio almohade d'Al-Ándalus a partir d'amijanats del sigle XII no extingui de ninguna manera la poblacio cristiana valenciana, com soste el catalanisme per a fonamentar la perdua total de la Llengua Valenciana.

L'Historiador Aguado Blaye afirma que: 'Els mossaraps ocuparen el llati en els seus llibres i escrits; pero en l'us diari parlaven una llengua romanç que no s'escrivia pero que era d'us general en els sigles IX i X'.

Diu J. Ribera que: 'Hi ha un fet que bot a la vista. Quan les hosts del Rei D. Jaume arriben a Valéncia, se nota un fenomen que sorpren algo: una gran part dels noms geografics dels poblats de l'horta de Valencia son llatins, millor dit, romanços...'.
Tambe els musulmans valencians ocuparen en la seua vida familiar la llengua romanç, abans de la conquista del rei D. Jaume. J. Ribera confirma que posat que conquistada i dominada pels araps nostra terra, 'Se parlà durant els varis sigles de la seua dominacio pels propis muslims un dialecte romanç. Se sap de modo indubtable que en la regio de Valéncia se parlà eixe romanç, del que queden calcigades no soles en llibres arabics, sino tambe en la nomenclatura geografica de la regio. Per a explicar-se be eixa nomenclatura fa falta coneixer el llati vulgar valencià que usaren els moros'.

El 'romanç valencià' se seguia parlant en el sigle XII, lo mateix que a lo llarc de tot el XIII, com testimonien els relativament abundants documents que encara se conserven...
El professor i catedratic Mourelle de Lema, estimacio que sent important la teoria del Repartiment, no hi ha que centrar-se soles en ell per a demostrar que els catalans no pogueren impondre la seua llengua, puix hi ha mes de 14.000 documents en archius de la Corona d'Arago, tots ells referits al regnat de Jaume I, que segur aportaren molta llum al romanç valencià, com per eixemple la Coleccio Diplomatica de Jaume I, anys 1217 a 1253. Mourelle de Lema subralla que quan Jaume I se dirigia als catalans ho fea en un romanç provençal i quan parlava o escrivia als valencians ho fea en romanç valencià.

 En Valéncia i Murcia Muhammad ibn Mardanis, mes conegut com el Rei Llop (1147-1172), se feu pronte en el poder i consegui resistir l'espente dels almohades fins un any abans de la seua mort (1171). Segons el Catedratic i Professor Reinhart Dozy, 'el Rei Llop, Ibn-Mardanis, no desmentia el seu orige cristia, sino que agradava vestir-se com els cristians, les seues veïns; usava les mateixes armes, aparellava els cavalls del mateix modo i agradava parlar i escriure la seua llengua, i fon nomenat en 1147 Rei de Valéncia'. Existix documentacio d'este monarca en l'Universitat del Caire escrita en romanç valencià. El seu nom complet era Abu ‘Abd Allah Muhammad b. Sa’d b. Mardanish. El seu paper com monarca musulma de Murcia i Valéncia fon transcendent front a l'intens alvanç dels almohades en la Peninsula i fins i tot entre els diferents regnes cristians.

 Abu ‘Abd Allah Muhammad b. Sa’d b. Mardanish naixque en Penyiscola entre els anys 518-519/1124-1125. Segons els estudies realisats per Dozy que posteriorment arreplega Codera i Zaidín en la seua obra, procedia d'una familia d'orige hispa i cristia que se converti en el temps a l'islamisme. Potser esta circumstancia explique alguns dels seus comportaments. Vestia igual que els cristians, portava les mateixes armes, i fins i tot la seua politica estava vinculada als reis cristians, pagant un tribut anual a canvi de la seua proteccio. Este aspecte posseix una gran rellevancia dins de l'ambit andasuli, ya que, com senyal Viguera Molins '(…) eixemplifica una tercera opcio en el panorama andasuli: la del vassallage a distancia dels cristians, en alguna dependencia tributaria en estos, pero conservant l'autonomia politica (que sera la formula aplicada despres en exit pel regne nazari de Granada) (…)'.

 Estem, puix, a 50 anys de l'arribada de Jaume I i la presencia cristiana no soles era determinant a nivell poblacional sino que, fins i tot, marcà la personalitat de la seua sobira el Rei Llop que mantenint moltes de les seues tradicions originals cristianes pese al seu neoarabisme, parlava Llengua Valenciana i mantenia un equilibri social i religios entre les diferents creencies del regne moro valencià.

Precisament, l'arquebisbe En Rodrigo Jiménez de Rada, en la seua obra Historia Arabum aludix a les intervencions que realisaven en territori musulma el 'rei Llop' en defensa dels cristians i contra la pressio almohade: '(…) Erat autem inter Vandalos cismarinos uir prudentia preditus, liberalis, strenuus et benignus qui Mahomat Abençahat et rex Lupus postea fuit dictus. Hic optinuit regnum Valentie et regnum Murcie et que ad ea confi na pertinebant, Lorcam Vastam et Guadiex et loca plurima circa ista. Christiani eciam plurima ocupaban donecuinientes Almohades ab Affrica et Vandalia Almorauides extirparunt. Set quia de aduentu forum in Historia Gótica fuimos prosecuti, hic noluimus iterare'.

Atra senya que mostra que el cristianisme no soles pervivi baix l'imperi musulma sino que tenia una gran força social en totes les seues tradicions i creencies mos la dona el Papa Alexandre III que li enviaria al Rei Llop dos cartes per a agrair-li l'especial tracte de favor que dispensava als cristians mossaraps en els seus territoris en 1167 (71 any abans de la conquista de Valéncia) 'cultores et iedeles Chistiquadam speciali praerogativa diligis et honar et eis familiaritalis gratiam nosceris non modicam exhibere'.

Aixina puix, resulten del tot falses les teories catalanistees que fonamenten en la perduda de la societat cristiana la desaparicio del romanç valencià antic, lo primer perque la vitalitat del cristianisme baix l'islam en Valéncia està totalment documentat, com havem vist. Pero no soles foren els 60.000 mossaraps els que parlaven el 'romanç valencià' sino que els 2.000 judeus i gran part de la societat arabiga, la seua aristocracia i sobirans, tambe compatibilisaven l'us de la Llengua Valenciana en l'arabic lo que fea que les poetes moros ho incorporaren sigles abans de l'aplegada de Jaume I a les seues poemes i cançons, com es l'eixemple de la Harches valencianes que, pese a estar escrites en arabic, arremataven les seues estrofes finals (Moaxahas) en romanç valencià.

lunes, 6 de enero de 2014

ZAFARRANCHO DE COMBATE al son de Bocherinni

ZAFARRANCHO DE COMBATE al son de Bocherinni

 


Comienza 2014 con promesas de tiempo propicio y nos adentramos en un año electoral que traerá consigo unas elecciones europeas (finales del 2014) y unas autonómicas (principio del 2015) a las que el valencianismo acudirá en su peor forma física. 2007 y 2011 fueron oportunidades que la sociedad valenciana dejó perder y las heridas fueron de tal calado que aún nos las lamemos. Esta vez tampoco será. Y no lo será, no porque nosotros no lo queramos sino porque este indolente pueblo valenciano sigue atolondrado y embriagado mientras renuncia a su propia defensa. Es lo que hay. Los que lo dimos todo –que somos muchos- y sufrimos la profunda decepción del 2007 debemos de plantearnos, una vez más –siempre hay otra-, si vale la pena seguir. Aquí es donde me viene a la memoria la magistral escena final de “Master & Commander” en la que los dos protagonistas de la película se plantean qué hacer: quedar en puerto y sanar las heridas o dar la orden de zarpar y perseguir a la enemiga “Acheron”. El dilema lo encarnan los personaje de  Rusell Crowe, el capitán Jack Aubrey de la Royal Navy y su amigo el cirujano Stephen Maturin, interpretado por Paul Bettany, quienes nos dejan a dúo y para la mejor historia del cine la decisión final de llamar a zafarrancho  de combate e ir “a por el francés” a los sones de Bocherinni. No queda otra.


sábado, 4 de enero de 2014

OTRO DÍA PARA LA INFAMIA



Hoy, aunque muchos no se hayan dado cuenta y no dimensionen razonablemente lo sucedido, es otro día en el que nuestra enferma democracia ha agravado en su estado. Los expresos de ETA -encabezados por el multiasesino Kubati (13 personas)- han leído en Durando un manifiesto en el que anuncian que la estructura política de ETA SIGUE VIVA y en condiciones idóneas para asumir el gobierno del País Vasco y liderar el proceso de transición a la independencia. Arnaldo Otegui, su nuevo Mandela, está cada día más cerca de la presidencia de la nueva república vasca. Y en Cataluña, otro tanto. Pero como hemos de ser lo más de lo más en eso de la "tolerancia", el "consenso", la "moderación" y la "prudencia" -todos eufemismos de la IRRESPONSABILIDAD y la COBARDÍA-, pues nuestra democracia ha de seguir aguantando este tipo de humillaciones sin que pase absolutamente nada y, mientras, el estado, la nación y toda la ciudadanía soberana española yacen en una camilla abandonada en los pasillos de una Europa acomplejada y dominada por el auto-odio en donde se permiten este tipo de infamias que no son más que la secuencia final de la crónica de su propia autodestrucción.