Benvinguts al blog de Juan García Sentandreu

"En politica, com en qualsevol atra empresa humana, lo important es tindre raó. Quels demés mos la donen a soles es questio de temps. Mosatros nos entregarem en constancia i entusiasme a omplir el temps de raó. De raó valencianista."

Les mes grans movilisacions

El 13 de juny de 1997 i el 27 de novembre de 2004 Juan García Sentandreu convocà les mes grans movilisacions populars en defensa de la personalitat valenciana arribant a juntar a mes de 500.000 persones.

Derogar l'Avll, una missio irrenunciable

L'Academia Valenciana de la Llengua creada per consens politic va supondre l'oficialisacio del català en la C.Valenciana per lo que debem de lluitar front ad esta com a missio irrenunciable del valencianisme.

L'identitat valenciana

"L'identitat i la llengua valenciana es un crisol de cultures i tradicions que devem de defendre com a part consustancial del nostre cos i anima valenciana."

La lluita contra el catalanisme

"Per a que el nostre Regne torne als millors temps de riquea i esplendor devem de llevarmos de damunt eixa pagina d'autodestruccio i negacio de lo valencià que supon el catalanisme."

domingo, 30 de septiembre de 2012

Sólo los 29 de septiembre, día de San Miguel




Sólo los 29 de septiembre, día de San Miguel
UN RAYO DE SOL SEÑALA LA UBICACIÓN EXACTA DE LA CRIPTA DE LA REINA DÑA GERMANA

En mi libro “El Palacio Real de Valencia” (2011) cuento que los últimos moradores estables de sangre real del Palacio fueron los Virreyes de Valencia, Dña. Germana de Foix y D. Fernando de Aragón, Duque de Calabria y tercer esposo, ya que Dña. Germana casó en primeras nupcias con D. Fernando el Católico a la muerte de la Reina Isabel y, posteriormente, con Fernando de Brandeburgo.

En esta época el Palacio Real de Valencia contaba con una de las mejores bibliotecas y una de las capillas musicales más sobresalientes. Además, se desarrolló una auténtica corte renacentista agrupada alrededor de manifestaciones festivas, literarias y musicales que hacían del magno edificio uno de los más admirados por las cortes europeas. Autores coetáneos nos relatan ese ambiente de actividades cinegéticas, fiestas y juegos galantes, atendidas en el palacio de las “300 llaves” por cerca de 200 sirvientes.

Pero la muerte del Duque de Calabria en 1550  supuso una clara inflexión en la historia del Palacio Real. La mayor parte de los bienes pasaron al monasterio de San Miguel de los Reyes donde se encuentran enterrados los Duques y Virreyes de Valencia, Germana y Fernando, en un lugar sólo determinado por un rayo de luz solar que penetra a las 9,30 de la mañana por una estrecha ventana, a ras de suelo, y con una cruz en su verja que señala y dibuja sobre el suelo del Monasterio la ubicación de la cripta virreinal , confirmada por exploraciones con georradar pero no por excavaciones arqueológicas.

Ayer, 29 de Septiembre, día de San Miguel y en el Monasterio que lleva su nombre, cientos de valencianos se dieron cita para presenciar un fenómeno tan desconocido como singular.

jueves, 27 de septiembre de 2012

SU INDEPENDENCIA Y NUESTRA DEPENDENCIA




NO SÓLO QUIEREN SU INDEPENDENCIA, SINO TAMBIÉN LA DEPENDENCIA del supuesto "Pais Valenciano" a su proyecto de nación catalana. Por si alguien tiene la menor duda, en el Pleno del Parlamento catalán en el que se ha aprobado la convocatoria de un referendum para consultar a los catalanes su independencia de España, también se ha aprobado una propuesta de resolución en la que se insta al Govern catal
án a "emprender las acciones necesarias para garantizar la enseñanza en lengua catalana en el País Valenciano en todo el sistema educativo".

Y por si fuera poco, también se ha aprobado otra resolución que reclama al ejecutivo catalán "garantizar la libertad de información y lograr la recepción de los canales de Televisió de Catalunya en el País Valenciano".

Luego dicen que los valencianistas "vemos fantasmas donde nos los hay" y precisamente lo que hay es mucho, pero mucho fantasma y mucho sinvergüenza e irresponsable.

PROPONGO





YO PROPONGO que si Artur Mas convoca un referendum por la independencia de Cataluña, Rajoy haga otro en toda España para ver si les damos o no a los catalanes el rescate de los 5 mil millones de euros que nos han pedido para aliviar su quiebra autonómica. Y, además, yo votaré que no.

YO NO ESTOY DE ACUERDO




YO NO ESTOY DE ACUERDO con que el diputado catalanista del Bloc/Compromis Enric Morera sea el portador de nuestra Real Senyera el próximo 9 d´Octubre. La maniobra de Morera y los suyos es electoralista, engañosa, hipócrita y una humillación a todos los valencianos que llevamos años luchando contra su catalanismo en Valencia. Su partido Bloc/Compromis es una filial de Convergencia i Unio con la que concurren a las elecciones al parlamento europeo como opción  “nacionalista-catalana” y la presencia de Morera en la “Diada” catalana es una prueba de su colaboracionismo catalanista. A mí me repugna que un tipejo como este lleve nuestra Real Senyera y, encima, para mayor escarnio ponga la condición de que no entre en la Catedral al tradicional “Te Deum” de acción de gracias.

Os  dejo una foto del Blog de Morera en la que aparece el sujeto y, en catalán, titula que se encuentra en Madrid “amb la nostra  gent, defensant el drets nacionals…” y enarbolando una bandera independentista catalana.

sábado, 22 de septiembre de 2012

VOLVER A EMPEZAR (o café para todos)


Las circunstancias políticas de Europa y las propias de España y cada una de sus comunidades autónomas ha suscitado un intenso debate sobre el qué hacer con nuestro mapa regional, sus administraciones y su financiación.

Cuando se publicó el discurso fundacional de Coalició Valenciana en Febrero de 2004, esto es, hace 8 años, apostábamos por un foralismo constitucional perfectamente encardinado en el estado actual  como instrumento participativo y, a la vez, como elemento orgánico de la nación española. Esto no tenía ni tiene secreto alguno: responde a la tradición histórica, jurídica y política del Reino de Valencia, hoy Comunidad Valenciana. Nuestro planteamiento, pues,  perfectamente enraizado en nuestra historia y legalidad constitucional y autonómica,  era, además, el contrapunto a la España asimétrica de los privilegios, los chantajes y las deslealtades de los mal llamados “nacionalismos históricos” donde el  “café para todos” se había convertido en la borrachera de reyezuelos y cortesanos autonómicos, y siempre por cuenta de la casa. Valencia con Coalicio Valenciana exige lo suyo, lo que nos pertenece a nivel económico y cultural, lucha contra esa asimetría insolidaria y, a la vez, se defiende de los proyectos neonacionalistas que pretenden incluir a Valencia en una nación que no es la nuestra.

El foralismo constitucional valencianista era y es, pues, una propuesta dinámica hacia un estado autonómico sentado sobre los pilares de la igualdad, la lealtad y la solidaridad. Pero las cosas han cambiado y apuntan hacia la ruptura constitucional.

Así pués, creo que se hace necesario, simplemente volver a empezar con el fin de superar los errores estructurales y constituyentes que han dado lugar al actual caos autonómico, al enfrentamiento interterritorial y a la quiebra autonómica y nacional.

Para ello es necesario, so pena de volver a la miopía y vicios partidistas, superar colores y condiciones, privilegios y soberbias nacionalistas y arrinconar cualquier interés de familia y casta política con el fin de racionalizar el estado en su dimensión nacional y autonómica y con ello hacer que el servicio a la ciudadanía esté sometido a un criterio de sostenibilidad, ahorro, lucha contra la corrupción, el nepotismo, y el despilfarro político.

Volver a empezar, como titulaba Jose Luis Garci su laureada película, para una España políticamente más ambiciosa pero estructural e institucionalmente más modesta. Y que el café para todos sea, en efecto, para todos, no sólo desde el punto de vista legislativo sino tambien presupuestario, y todo ello sometido siempre a una gestión política, económica y penalmente responsable, que garantice que el que robe o administre mal se vaya a la cárcel  y devuelva lo robado.

miércoles, 12 de septiembre de 2012

LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA Y VALENCIA


El nacionalismo es, por definición, congénitamente beligerante, esto es, se alimenta constantemente de la confrontación y expansión territorial. Las aspiraciones independentistas catalanas son un peligro para Valencia , Baleares y Aragón oriental. La manifestación  y declaraciones de los dirigentes nacionalistas del gobierno catalán de ayer son especialmente preocupantes para los valencianos porque una Cataluña independiente necesitaría mantener su discurso nacionalista reivindicando su supuesta “unidad territorial y política” sobre el “País Valencià” con el objetivo de consolidar su locura en “els Paissos Catalans”.

El nacionalismo esencialista no conoce fronteras y necesita la anexión territorial como argumento y justificación política. La política de cesiones constantes a los chantajes del nacionalismo catalán y vasco nos ha puesto a los españoles ante la peligrosísima frontera de la secesión que no terminaría con la segregación de Cataluña y País Vasco sino que amenazaría el futuro de Valencia, Baleares y Navarra como objetivos prioritarios. La llegada de la señal de la TV3 en nuestra Comunidad es, ciertamente, uno de los caballos de Troya del gobierno catalán para colar e inocular un sentimiento “común”. El otro caballo es el de la Academia Valenciana de la Lengua (AVL)  aprobada por el gobierno Valenciano en 1998 donde los 21 académicos catalanistas son una efectiva “quintacolumna” que trabaja para hacer realidad las aspiraciones del gobierno catalán en nuestra tierra. Y esto  no sólo lo consentimos sino que lo pagamos. Pero el verdadero precio de tanta cesión y rendición será, si Dios no lo remedia, otro y más caro. Muy caro.

viernes, 7 de septiembre de 2012

CADA VEZ MÁS HUNDIDOS


La Generalitat valenciana ha confirmado que cerró el ejercicio 2011 con un déficit -diferencia entre ingresos y gastos- de 6.648 millones de euros, cerca de 3.900 millones más que en 2010, según se desprende del informe de la Cuenta General de la Generalitat publicado este lunes en el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana (DOCV). En total, la Generalitat ingresó 9.295 millones de euros y tuvo unos gastos de 15.943. Pese a las políticas de ahorro y contención anunciadas, la Generalitat valenciana gastó 2.034 millones más que en 2010. 

Nuestra Comunidad ha pasado de tener un resultado negativo hace 10 años, concretamente en el 2002, de 130 millones de déficit, a los 6.648 del ejercicio de 2011 lo que ha hecho que el coste financiero (intereses de la deuda  pública)  se disparara hasta  673 millones. Nuestras deudas a largo plazo ascienden a 9.014.205.133 euros, lo que supone un incremento de 627.126.442,89 euros respecto del  2010, producido por las deudas por préstamos recibidos  para sostener la estructura autonómica.

Desde la aprobación del estatuto de Autonomía Valenciana en 1982 hasta hoy han pasado 30 años. A partir del 2002, con 20 años de vigencia, nuestra estructura económica entró en una irrefrenable carrera de gasto que ha acabado arruinando a la propia Comunidad hasta el estado técnico de quiebra, ha hecho que seamos la primera Comunidad en pedir el rescate del estado y somos la única Comunidad que se ha quedado sin ningún banco o caja autonómica: Bancaja es Bankia dominada por Cajamadrid y el Estado; el Banco de Valencia está quebrado y nacionalizado por el Estado, y la CAM  es propiedad del catalán Banco de Sabadell.

El verdadero problema es que la deuda y el gasto, pese a la política de recortes, crece de manera exponencial e imparable. De los 14 mil millones del 2010  y un déficit de 3.900 se ha pasado a los 16 mil y un déficit de 6.648 en el 2011. Crece el gasto, crece el déficit y crece la deuda con cifras astronómicas y totalmente irrecuperables con la actual estructura administrativa y financiera.

La sociedad valenciana, los trabajadores y su clase media, están totalmente exprimidos en arbitrios, impuestos y costes directos de los servicios públicos. Ya no da más de sí. Por el contrario, la interminable, casi infinita,  clase política –tanto estatal como autonómica- se mantiene prácticamente en su integridad haciendo una serie de guiños al respetable con ridículas reducciones salariales y de alguna que otra paga de navidad que se nos presenta como si de un gran sacrificio se tratara. Su sentido de casta, de familia política, es muy superior a su cometido y, pese ha haber exprimido al máximo a la ciudadanía, aún se siguen resistiendo a asumir la responsabilidad y las consecuencias de su fracaso político.

Sobran sueldos y sobran políticos. A cientos. A miles. A cientos de miles. Empezando por la representación municipal que debería de ser obligatoriamente gratuita, sin sueldo ni compensación o privilegio alguno. Sólo así la política empezará a tener un sentido de servicio a la ciudadanía y supondría, como es ahora, un puesto de trabajo para familiares, amigos y recomendados a costa del empobrecimiento del ciudadano.

sábado, 1 de septiembre de 2012

UN GRAVE RIESGO LLAMADO CATALUÑA


La chulería del nacionalismo catalán está acabando de arruinar a los propios catalanes. Eso de que “me den 5 mil millones y por la cara que somos Cataluña” unido a la cantinela del nuevo “pacto fiscal” con el estado ha hecho que, este viernes, la agencia Standard and Poor´s haya rebajado la calificación de Cataluña a la calidad de “bono basura”.

Me alegro. No lo voy a ocultar. Cuando vi en televisión a CiU  pidiendo los 5.000 millones de euros al Estado español al que tienen sometido a un continuo chantaje institucional me acordé de la letra de su nuevo Estatuto en el que dice que  “Cataluña es una nación” y la Generalidad Catalana es un ”Estado”. Pues si lo es, si lo que pretende es elevar su categoría política a un rango que nunca tuvo en el devenir de la historia, lo que tiene que hacer es ser consecuente y administrar bien sus cuentas para no tener que esconder su sentimiento de humillación tras una inadmisible chulería cuartelera.

La política catalana y sus bonos son pura basura porque su clase política y su estructura autonómica -como algunas otras- son un sumidero de millones de euros que  lejos de gestionar bien no hacen otra cosa que empobrecer a la ciudadanía. Cataluña ha doblado sus gastos corrientes en menos de cuatro años mientras sus ingresos bajan drásticamente. Esto es, crece el “estado catalán” o lo que es lo mismo su estructura política y administrativa, mientras la población se empobrece. Por ello no nos ha de extrañar que los inversores no compren bonos catalanes que dan una rentabilidad de casi el 12% a 2016: desde 2004, cualquier aumento de ingresos lo fagocita la administración y, por tanto, el riesgo de impago implícito es mayor al de sus empresas y su financiador, el estado español.

Cataluña, toda chula ella, tiene pues que cubrir su quebrada estructura financiera y política con estos órdagos para seguir disimulando que su ruina tiene un claro componente nacionalista originado por una casta dominante, inútil, despilfarradora y corrupta y a la que no le quedan más argumentos que la bravuconada y al navajeo político.

Yo, mientras siga vigente “su” estatuto “supermeganacionalista”, no les daba ni un euro. Con su “pantumaca” que se lo coman.

SIN PROBLEMAS DE IDENTIDAD




Hoy se ha conocido, a través del periódico LEVANTE EMV, una rigurosa encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas CIS en el que el doble sentimiento de pertenencia a Valencia y a España crece en la Comunidad Valenciana  de un 54 a un 63%.

Cuando fundamos Coalición Valenciana, uno de los retos para la definición del mensaje de un nuevo partido era presentarnos de una manera clara y sin tapujos. El Partido Socialista valenciano tiene serias connotaciones catalanistas, el PP, pese a su marcada dependencia de su Ejecutiva nacional, ha hecho marcados guiños al catalanismo con la creación de la AVL y ha introducido en el nuevo estatuto valenciano del 2006 el concepto de Valencia como "nacionalidad". Compromis y IU son, también, marcadamente catalanistas y nacionalistas.

Sin complejos, hipotecas ni servidumbres definimos a Coalición como una opción que defendía un "foralismo constitucional" como reivindicación histórica de nuestra personalidad valenciana, de nuestro Reino de Valencia, en el contexto de la realidad superior española.

Ese abrumador sentimiento de pertenencia a Valencia y, a la vez, a España que es el que refleja la encuesta del CIS y que arrincona a "nacionalismo valenciano" a un 1,3%,  define el amplio espectro sociológico sobre el que Coalición Valenciana pretendía su acción política que no llegó a cuajar en el 2007 tras una implacable persecución y un aislamiento político y mediático, unido a un crónico conformismo popular con "el mal menor" que es el que nos ha traído, junto con el "desastre Zapatero", la ruina a la Comunidad Valenciana.

Dice la información que "las encuestas del CIS sobre el sentimiento nacional de los valencianos —más de 25 estudios en las tres últimas décadas— reflejan que la identidad que se afianza en la Comunitat Valenciana camina alejada de la senda nacionalista. O mejor dicho, separada del nacionalismo valencianista. Entre 1984 y 2011, la opción identitaria que más ha crecido ha sido la de «me siento tan español como valenciano», que ha pasado del 54 % a casi el 63 % de ciudadanos, prácticamente dos de cada tres. Éste el sentimiento hegemónico en el antiguo Regne de València. En este periodo de casi tres décadas, paralelo a la consolidación del autogobierno recuperado tres siglos después de la desfeta de Almansa, la opción de «me siento únicamente valenciano» no ha conseguido abrirse paso. En la última encuesta del CIS, esta alternativa valencianista a secas, sin aditamentos de españolidad, sólo la escogen el 1,3 % de valencianos. Exactamente los mismos que los que zanjan la cuestión con el «No sabe/No contesta»".http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/08/30/valencianismo-13/932099.html

Está, pues, clara cual es la senda a seguir a la hora de definir el modelo de partido que aglutine las aspiraciones de defensa de los intereses valencianos, un modelo que ha de respetar las pautas que nos marca la realidad sociológica valenciana que es, sin duda, reflejo de un devenir histórico en el que el Reino de Valencia -hoy Comunidad Valenciana- ha caminado unido a una realidad superior de la que los valencianos fuimos unos de los principales artífices.