jueves, 26 de agosto de 2010

LA DELACIÓN COMO ARMA POLÍTICA AL SERVICIO DEL NACIONALISMO: MULTAS, EXPEDIENTES, SANCIONES, LISTAS NEGRAS, AGRESIONES...

El nuevo Código de Consumo de Cataluña que ha entrado en vigor este lunes resulta manifiestamente ilegal y contrario al ordenamiento jurídico español y a la Constitución. La norma autonómica establece multas de hasta 100.000 euros para los comerciantes que no utilice el catalán en sus comunicaciones -orales o escritas- con los clientes. Las grandes empresas tienen, a partir de hoy, seis meses para adaptarse al nuevo reglamento; las pymes tendrán un año.

La Constitución Española garantiza el uso del castellano en todo el territorio, así como la libertad individual y empresarial para poder utilizar tanto el español, que es común a todos los ciudadanos, como las lenguas regionales como el vasco, gallego, catalán o valenciano.

Con esta Ley, el nacionalismo catalán ha creado una policía ciudadana que puede denunciar a los comercios o empresas que no cumplan con esta norma, tal y como establece el el artículo 311.5 de la nueva ley con lo que la DELACIÓN Y EL CHIVATAZO se ha convertido, una vez más, en un arma al servicio de la política y que, seguro, proporcionará a los partidos radicales catalanistas un instrumento para la creación de listas negras y agresiones indiscriminadas contra aquellos que no sigan a pié juntillas las paranoias de los carod rovira y demás conspicuos enemigos de la libertad.

0 comentarios:

Publicar un comentario