lunes, 10 de enero de 2011

YO NO SOY TONTO.

Yo no soy tonto. Ni xenofobo, ni radical, ni facha, ni violento, ni racista. Pero tampoco soy idiota, acomplejado, cobarde o pastelero. Yo tengo las ideas muy claras y no concibo la hipocresía como estrategia para ganar votos. O somos o no somos. Las mediastintas no son mi fuerte. Esto lo digo porque el artículo de Reverte de esta semana es clarividente y desmenuza a una sociedad enferma de complejos, sin conviciones, que renuncia a su propia personalidad y que se apunta a todos los carros de la moda política de lo correcto. ¿Quién dice lo que es correcto en política? ¿Quien diseña el traje de moda que hay que vestir para ser politicamente correcto? Pues a mi me da igual. Cuando uno acude a la política ha de ser por convicción y con una clara vocación de servicio a la ciudadanía. El ponerse el traje (con perdón, D. Francisco) de moda de turno no es más que parte de la desvalorización y envilecimiento de la política. Pura apariencia. Mentira.

ARTICULO DE PEREZ REVERTE: http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/577/no-cabe-un-tonto-mas/

0 comentarios:

Publicar un comentario