lunes, 2 de mayo de 2011

HOY SE CELEBRA SAN VICENTE FERRER (1350-1419), Patrono del Reino de Valencia.


Extractos de mi libro "El Palacio Real de Valencia. Crónica viva del Reino de Valencia. 2011. Pendiente de publicación"

Al morir Martín el Joven en 1409 y también el rey Martín el Humano en 1410, se abrió un período de “interregno” hasta decidir quién debía acceder al reinado. Al final, en 1412 se eligió en Caspe al castellano Fernando de Antequera, de la dinastía Trastámara. La unión de los reinos de Aragón y Castilla, con la participación esencial y dirimente de los valencianos, Bonifacio y Vicente Ferrer, creo el estado moderno y se consolidó España como nación y proyecto común.

Vicente Ferrer llegó a Caspe en abril de 1412 y era el octavo compromisario por orden jerárquico, pero fue el primero, tal vez por su prestigio y peso moral en emitir el voto, y seguramente esto fue decisivo para el futuro de la Corona de Aragón y de la futura España. Su voto fue a favor de Fernando de Antequera y tras él, su hermano y otros cinco compromisarios de Aragón y Valencia hicieron lo propio votando también por Fernando, dos compromisarios votaron por el Conde de Urgel, uno se abstuvo y otro no había formado una opinión.

Las crónicas cuentan que los partidarios del conde de Urgel trataron de asesinar a Vicente por tierras de Lérida.

MENSAJE DE SAN VICENTE A LOS VALENCIANOS (1.419)

San Vicente Ferrer dio un mensaje para que lo llevaran a todos los valencianos, que podemos considerar como su testamento. El mensaje dice así:

“¡Pobre patria mía! No puedo tener el placer de que mis huesos descansen en su regazo; pero decid a aquellos ciudadanos que muero dedicándoles mis recuerdos, prometiéndoles una constante asistencia y que mis continuas oraciones allí en el cielo serán para ellos, a los que nunca olvidaré.

En todas sus tribulaciones, en todas sus desgracias, en todos sus pesares, yo les consolaré, yo intercederé por ellos. Que conserven y practiquen las enseñanzas que les di, que guarden siempre incólume la fe que les prediqué, y que no desmientan nunca la religiosidad de que siempre han dado pruebas.

Aunque no viva en este mundo, yo siempre seré hijo de Valencia. Que vivan tranquilos, que mi protección no les faltará jamás. Decid a mis queridos hermanos que muero bendiciéndoles y dedicándoles mi último suspiro”.

0 comentarios:

Publicar un comentario