sábado, 14 de mayo de 2011

LAS HÉSPERIDES SON VALENCIANAS.

 Esta mañana he pasado por la puerta del casi desconocido “Jardín de las Hespérides” situado en el valenciano paseo de la Pechina, junto al Jardín Botánico. Me he ha surgido la duda de si las “manzanas doradas” que daba el árbol de la inmortalidad que Gea regaló a Hera el día de su boda con el dios Hero, si no serían las miles de naranjas que engalanan nuestra ciudad en primavera. Hoy Valencia huele a almizcle y a naranja, la fruta dorada que custodian las ninfas Hespérides que le dan nombre a un bello jardín que la mitología ubica en una ciudad cerca de la cordillera del Atlas, más allá del norte de África y al borde del Océano que circunda el mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario