lunes, 17 de octubre de 2011

LA INSOPORTABLE LEVEDAD DEL CATALANISMO.

No me da igual que alguno de mis amigos de Face, que se que están básicamente de acuerdo con lo que digo, piensen que soy un pesado. Las teorías antisociales se expanden poco a poco, con una torticera discreción y levedad que hace que pasen casi desapercibidas. No son especialmente molestas y por ello no producen un rechazo general. Pero la alquimia del nac ...ionalismo pancatalanista no da puntada sin hilo y sus pasos, cortos pero eficaces, casi sin huella, hace que los que estamos sobre la pista y alertemos de ella seamos tachados de maximalistas, exagerados o pesados. Esta actitud, tan arraigada en valencia y con denominación de origen propia: "meninfotisme" me da más pena que igual.

Yo a la mía. El Ayuntamiento de Denia (PP) está entregando por las casas unos estandartes para conmemorar la supuesta "repoblación" mallorquina de las localidades de la Marina cuando, en 1609 fueron expulsados más de 100 mil moriscos del Reino de Valencia. Es cierto que, ante el vacio demográfico que produjo la salida de los sarracenos y la necesidad de cultivar los campos de la Marina valenciana, llegaron de Mallorca algo mas de 3.000 cristianos viejos que se instalaron en algunas localidades de la comarca. Y poco más. El tema se resolvió con el tiempo y la emigración entre comarcas del Reino. Ahora, para justificar la consolidación de un "catalán" propio en las comarcas costeras de Valencia, varias fundaciones mallorquinas que cuentan con el beneplácito de las instituciones catalanas y valencianas, unidas a la burrera cultural y política general, aprovechan la llegada de esta "brutal" corriente migratoria de apenas 3.000 mallorquines para justificar que en la Ribera se hable un "catalán" mas cerrado con un claro acento "mallorquín". Y los del PP y PSOE reparten banderines con el Mapa de "Els Paissos Catalans" para conmemorar tan insigne acontecimiento elevado a la categoría de "repoblación".

0 comentarios:

Publicar un comentario