jueves, 19 de enero de 2012

VOLVEMOS A LO MISMO.

El gobierno anterior dió miles de millones de euros a la banca para sanearla y, teoricamente, acercar el crédito a las familias y a las empresas. Al final el dinero acabó en los bolsillos de los banqueros con salarios escandalosos y planes de pensiones millonarios. A las familias y empresas nada de nada. El único dinero que sale de los bancos son los créditos ICO donde el dinero procede al 50% del Instituto de Crédito Oficial (el Estado) y el otro 50% de los bancos. Pues ahora el ministro Montoro dice que el dinero del ICO va a ir preferentemente a tapar los agujeros de las Comunidades Autónomas. Me parece una medida desacertada. Esto acabará cerrando la financiación a las empresas y por ello el crecimiento de empleo. Para lo que sí seguirá es para salvar el pelo de los mandamases autonómicos y aplacar las iras que está produciendo su mala gestión. Y todo menos recortar en gastos y fastos políticos, en enchufes y despilfarro.

0 comentarios:

Publicar un comentario