miércoles, 29 de febrero de 2012

LA VIOLENCIA NECESARIA en LEVANTE EMV

MI ARTICULO EN AL PRENSA DE HOY
http://www.levante-emv.com/opinion/2012/02/29/violencia-necesaria/885549.htm



El gran fracaso y agotamiento del 15M reside en que no usaron la violencia. Sólo el conato de linchamiento de los diputados catalanes a la puerta del Parlament hizo que a más de un gerifalte político le vibrara la voz. ¿Que no es políticamente correcto hablar de la violencia? ¿Por qué? Estamos viendo cómo se apodera de nuestras calles y lo peor que podemos hacer es darle la espalda. La violencia es algo tan consustancial al ser humano como el poder o la autoridad. Lo que está pasando es que nuestra clase política no se ha percatado de que el mensaje del 15M y de tantas primaveras y revoluciones es algo que va con ella. Son los políticos los destinatarios del órdago popular ante una situación de manifiesta injusticia sistémica sobre la que se erige como gran vencedora la casta política dominante cargada de cera en sus oídos y de unas más que convenientes cataratas como vicio de origen.
Señores políticos, esto va con ustedes. Y con los banqueros, pero especialmente con ustedes, que son el producto trucado de esta democracia mediática y oligárquica. Y han sido tan necios y obtusos que se creían que lo del 15M era algo romántico o poético. Pues cuando reciban el primer ladrillazo no se les ocurra llamar a la policía para que reparta palo porque cuanto más palo reparta, la situación se irá encolerizando cada vez más. Les recuerdo que tienen 5,5 millones de parados y España tiene la tasa de paro juvenil mayor de toda Europa. Cinco de cada 10 jóvenes no tiene trabajo. ¿Sabe cómo se llama a esto? Bronca, manifestaciones, desigualdad, insolidaridad, Injusticia o desesperación. Elijan ustedes, pero sepan que todas riman con violencia.

Así que no les queda otra salida que ajustarse a la cruda realidad de la España por la que se han presentado y que les ha elegido. Tienen ustedes el doble papel de gobernarla y de sufrirla, de resolverla y de aguantarla. Váyanse bajando el sueldo, pero bien, no ése insultante 5 o 10%, sino el 50% y vayan poniendo coto y en vereda a la banca nacional y a las compañías por ellas participadas. Vayan disolviendo las ruinosas empresas públicas, vayan reduciendo sus cargos de confianza, acabando con los coches oficiales y los móviles y las visas oro a cargo del contribuyente o volveremos a la política del ladrillo, pero al revés, el que vuela, el que se rompe sobre las tercas cebezotas de nuestra nomenclatura dominante, la que, como pronosticaba Galdós, tejería sobre la pobreza general, el telar de su egoísmo. Vayan haciendo acto de contrición y pidan perdón.

Ahora hagan lo que quieran. La violencia es muy mala consejera, pero después de demostrar a la sociedad española que sirve para institucionalizarse a sí misma junto al terror en el País Vasco, y para ocupar las máximas magistraturas políticas de la nación con el beneplácito general, no digan que no saben de lo que les estoy hablando porque han sido ustedes, sólo ustedes, los que han hecho de la violencia algo necesario para ver rendido al estado frente a sus enemigos y, pronto, frente a toda una sociedad que no soporta la gran desigualdad que existe entre el pueblo y quienes lo representan.

0 comentarios:

Publicar un comentario