sábado, 1 de septiembre de 2012

SIN PROBLEMAS DE IDENTIDAD




Hoy se ha conocido, a través del periódico LEVANTE EMV, una rigurosa encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas CIS en el que el doble sentimiento de pertenencia a Valencia y a España crece en la Comunidad Valenciana  de un 54 a un 63%.

Cuando fundamos Coalición Valenciana, uno de los retos para la definición del mensaje de un nuevo partido era presentarnos de una manera clara y sin tapujos. El Partido Socialista valenciano tiene serias connotaciones catalanistas, el PP, pese a su marcada dependencia de su Ejecutiva nacional, ha hecho marcados guiños al catalanismo con la creación de la AVL y ha introducido en el nuevo estatuto valenciano del 2006 el concepto de Valencia como "nacionalidad". Compromis y IU son, también, marcadamente catalanistas y nacionalistas.

Sin complejos, hipotecas ni servidumbres definimos a Coalición como una opción que defendía un "foralismo constitucional" como reivindicación histórica de nuestra personalidad valenciana, de nuestro Reino de Valencia, en el contexto de la realidad superior española.

Ese abrumador sentimiento de pertenencia a Valencia y, a la vez, a España que es el que refleja la encuesta del CIS y que arrincona a "nacionalismo valenciano" a un 1,3%,  define el amplio espectro sociológico sobre el que Coalición Valenciana pretendía su acción política que no llegó a cuajar en el 2007 tras una implacable persecución y un aislamiento político y mediático, unido a un crónico conformismo popular con "el mal menor" que es el que nos ha traído, junto con el "desastre Zapatero", la ruina a la Comunidad Valenciana.

Dice la información que "las encuestas del CIS sobre el sentimiento nacional de los valencianos —más de 25 estudios en las tres últimas décadas— reflejan que la identidad que se afianza en la Comunitat Valenciana camina alejada de la senda nacionalista. O mejor dicho, separada del nacionalismo valencianista. Entre 1984 y 2011, la opción identitaria que más ha crecido ha sido la de «me siento tan español como valenciano», que ha pasado del 54 % a casi el 63 % de ciudadanos, prácticamente dos de cada tres. Éste el sentimiento hegemónico en el antiguo Regne de València. En este periodo de casi tres décadas, paralelo a la consolidación del autogobierno recuperado tres siglos después de la desfeta de Almansa, la opción de «me siento únicamente valenciano» no ha conseguido abrirse paso. En la última encuesta del CIS, esta alternativa valencianista a secas, sin aditamentos de españolidad, sólo la escogen el 1,3 % de valencianos. Exactamente los mismos que los que zanjan la cuestión con el «No sabe/No contesta»".http://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2012/08/30/valencianismo-13/932099.html

Está, pues, clara cual es la senda a seguir a la hora de definir el modelo de partido que aglutine las aspiraciones de defensa de los intereses valencianos, un modelo que ha de respetar las pautas que nos marca la realidad sociológica valenciana que es, sin duda, reflejo de un devenir histórico en el que el Reino de Valencia -hoy Comunidad Valenciana- ha caminado unido a una realidad superior de la que los valencianos fuimos unos de los principales artífices.


0 comentarios:

Publicar un comentario