domingo, 1 de septiembre de 2013

Fascismo-comunismo: brazo y puño en alto

Fascismo-comunismo: brazo y puño en alto
Por Juan García Sentandreu

Esteban González Pons, como siempre, haciendo de las suyas. En vez de defender a los suyos, los machaca. Su complejo maniqueo hace que se avergüence de ser de derechas (ya lo dijo que cuando estaba en Alianza Popular no votaba a su partido) y de poner a los pies de los caballos a su propia militancia por el hecho de fotografiarse con una bandera de España con el Águila de San Juan. En vez de repartir estopa a la izquierda caduca, trasnochada y leninista que sigue levantando el puño y cantando la Internacional a los mismos sones con que iban a los Gulags los 100 millones de opositores anticomunistas asesinados por el socialismo, Esteban, nuestro inefable Esteban González Pons, nos hace otra de las suyas y se pasa al enemigo rasgándose las vestiduras (su manchada y manoseada camisa blanca) y da alas a la izquierda haciendo de una chorrada, una enormidad. Tu sí que eres enorme, Esteban.  Hasta las narices nos tienes de tus complejos y tonterías.  Y si tanto te avergüenzas de los tuyos lo que tienes que hacer es irte con los otros, con los de izquierdas que tanto te gustan. Y si tan proabortista, ecologista, feminista y moderno eres,  levanta con ellos el puño socialista-comunista que es el símbolo de la modernidad y con el que se jaleaban las mayores masacres y genocidios que ha conocido la historia.
¿Bandera franquista la del águila de San Juan? ¡Si ya la incorporó Isabel la Católica a su escudo personal¡ ¿Pero cómo puedes ser tan burro?
¿Bandera preconstitucional? Pues tan preconstitucional como la bandera republicana que tanto usan tus amigos de la izquierda socialista y comunista y todavía no has dicho esta boca es mía ni has condenado los horrores del régimen de la II república española.
¿Saludo Nazi? ¿Pero qué dices? Te digo lo mismo que con el águila de San Juan: el saludo romano es 2.000 años anterior a Hitler y los suyos. Y te recuerdo que en España se ha utilizado el saludo romano  sin necesidad de que nadie lo asociara al nazismo. Y si no, revisa tu álbum familiar.
El libro negro del comunismo: crímenes, terror y represión (1997) escrito por  profesores universitarios y editado por Stéphane Courtois, director de investigaciones del Centre national de la recherche scientifique (CNRS), la mayor y más prestigiosa organización pública de investigación de Francia catalogó y sistematizó los asesinatos, torturas, deportaciones… contabiliazando hasta  «... la cifra de cien millones» de los cuales 20 millones fueron asesinados en la Unión Soviética; 65 millones en la República Popular China; 1 millón en Vietnam; 2 millones en Corea del Norte; 2 millones en Camboya; 1 millón en los regímenes comunistas de Europa oriental; 150.000 en Cuba y otros países de Latinoamérica; 1,7 millones en África; 1,5 millones en Afganistán y10.000 muertes provocadas por «[el] movimiento comunista internacional y partidos comunistas no situados en el poder».

Así que, amigo González Pons, continúa así, dándole la espalda a los tuyos. Tú sigue riéndole las gracias a Cayo Lara  o a Leire Pajín y yéndote con ellos de comida y cena mientras  siguen jaleando banderas preconstitucionales y levantando el puño marxista-leninista, signo del terror de un socialismo comunista al que todavía la historia se niega a juzgar y condenar.

0 comentarios:

Publicar un comentario