domingo, 10 de noviembre de 2013

PUIX HO SENT, PERO CANAL 9 NO ES MEU/PUES LO SIENTO, PERO CANAL 9 NO ES MÍO


PUIX HO SENT, PERO CANAL 9 NO ES MEU
Per Juan Garcia Sentandreu
escritor

PUIX HO SENT, PERO CANAL 9 NO ES MEU, ni teu, ni de l'atre. Me sembla un acte d'hipocresia que ara mos vinguen dient que devem defendre Canal 9 com alguna cosa nostra quan mai ho ha segut. Si Canal 9 està sobredimensionà i te mes empleats que TELE5, la Sexta i Antena 3 es perque està ple d'enchufats que no tenien ni el decor d'anar a treballar. Si deu 1.300 millons d'euros (mes de 200 mil millons de pessetes) es perque l'han gestionat mal, han surpat fins taquinar-se i la Generalitat ha sostingut en fondos publics un desastre sense precedents. Lo que es meu, volguts periodistes que ara demaneu ajuda (quan la van a tancar i aneu a perdre vostre lloc de treball) no es Canal 9. Lo que es meu, i vostre, i nostre, son els 1.300 millons de deute que vorem com ho paguem mosatros i els nostres fills... Aixo sí que es nostre. I el cabreig que vore com s'ha dilapidat una TV que, llunt de defendre els interesses de tots els valencians, s'havia convertit en la cova d'ALÍ BABBÁ, custodiada pel silenci compliç de tots les seues nominats.


PUES LO SIENTO, PERO CANAL 9 NO ES MÍO, ni tuyo, ni del otro. Me parece un acto de hipocresía que ahora nos vengan diciendo que debemos defender Canal 9 como algo nuestro cuando nunca lo ha sido. Si Canal 9 está sobredimensionada y tiene más empleados que Tele5, la Sexta y Antena 3 es porque está lleno de enchufados que no tenían ni el decoro de ir a trabajar. Si debe 1.300 millones de euros (más de 200 mil millones de pesetas) es porque la han gestionado mal, han robado hasta hartarse y la Generalitat ha sostenido con fondos públicos un desastre sin precedentes. Lo que es mío, queridos periodistas que ahora pedís ayuda (cuando la van a cerrar y vais a perder vuestro puesto de trabajo) no es Canal 9. Lo que es mío y vuestro y nuestro son los 1.300 millones de deuda que veremos cómo lo pagamos nosotros y nuestros hijos... Eso sí que es nuestro. Y el cabreo que ver cómo se ha dilapidado una TV que, lejos de defender los intereses de todos los valencianos, se había convertido en la cueva de Alí Babbá, custodiada por el silencio cómplice de todos sus nominados.

0 comentarios:

Publicar un comentario